Londres vivió una fiesta al estilo MLB

Londres, capital del béisbol europeo

Con una asistencia de 108,956 aficionados a lo largo del fin de semana, el London Stadium se convirtió por tercera vez en su historia en la capital del béisbol europeo.

Mets de Nueva York y Phillies de Philadelphia fueron los equipos elegidos para llevar el béisbol de Grandes Ligas a tierras europeas en este 2024 y no decepcionaron.

Y es que realmente no faltó absolutamente nada, la MLB demostró una vez más porqué es una liga de élite a nivel mundial.

Desde la venta de boletos, así como la organización de acceso al estadio, pasando por las amenidades para el fanático más exigente del béisbol, todo estuvo a la altura del evento.

Los enormes hot-dogs de medio metro de largo, los nachos bañados en queso cheddar y los vasos de cerveza en forma de bat, le pusieron el toque americano a los alrededores del estadio que los aficionados británicos y de otras partes de Europa no pudieron resistir. Todo mientras una banda amenizaba el momento con melodías típicas de los parques de pelota estadounidenses.

Al interior del inmueble la fiesta era completa por todas las tribunas. Los asistentes gozaron de presentaciones en vivo de artistas de la talla de Jess Glynne previo al Juego 2 de la serie. Las mascotas de ambos equipos hicieron de las suyas dentro y fuera del terreno de juego y el estadio nos hizo sentir como si estuviésemos en Citi Field o Citizens Bank Park.

Pero lo más importante, la razón por la que miles de personas se desplazaron hasta la capital británica, el juego de pelota, valió cada centavo invertido y cada kilómetro recorrido para estar ahí.

Juego 1

El Juego 1 inició con los Mets ilusionando a su fanaticada anotando una carrera en su primera ofensiva. Ilusiones que más tarde Bryce Harper y compañía se encargarían de destruir en la cuarta entrada con un rally explosivo que incluyó un par de cuadrangular es. El primero llegó por parte del mismo Harper, quien lo celebró al más puro estilo del fútbol deslizándose de rodillas frente a sus compañeros en el dugout. Después aparecería Whit Merrifield para convertir al estadio en un manicomio tras pegar un bambinazo de tres carreras.

Los Phillies anotarían seis carreras en ese cuarto episodio para robligar a que los Mets bajaran del montículo prematuramente a su abridor Sean Manaea.

Los Metropolitanos buscarían remontar en la pizarra durante el resto del partido, pero Rangers Suárez los mantuvo a raya por seis entradas y dos tercios. Más tarde su ofensiva sepultaría las aspiraciones Lindor, Alonso, Nimmo y toda la Gran Manzana con otro tablazo de vuelta entera, cortesía de Nick Castellanos.

Los fanáticos de Philadelphia se irían con una victoria de 7-2 que seguirían celebrando en los pubs cercanos al London Stadium.

Segundo juego

El Juego 2 de la London Series iniciaría con una ceremonia muy especial, pues por primera vez en la historia no hubo un primer lanzamiento, sino un primer doble play.

La peculiar ceremonia estuvo a cargo de las estrellas de televisión Rob McElhenney y Caitlin Olson, acompañados de la leyenda de la MLB, Chase Utley, y el primera base de los Phillies, Bryce Harper.

A pesar del clima frío que se vivió en Londres para el segundo juego de la serie, el ánimo en la fanaticada seguía caliente con la expectativa por el duelo de pictcheo que se avecinaba entre Taijuan Walker y Carlos Mendoza.

Los Phillies pegaron primero en la parte baja de la primera entrada y mantendrían ventaja por la mínima hasta el cuarto episodio, hasta que un batazo de Sosa al jardín central empujó la segunda carrera del encuentro para los de Philadelphia. La ventaja de los Phillies aumentaría gracias a un single de Merrifield para empujar la tercera carrera de su bando.

Dicha ventaja se mantendría hasta la parte alta de la sexta entrada después de la salida de Walker del juego. Brandon Nimmo reviviría a los Mets y el ambiente en las tribunas con un doble que empujaría la primera carrera de los neoyorquinos.

J. D. Martínez terminaría por empujar a Pete Alonso y Brandon Nimmo a la caja registradora con un single para empatar el juego a 3 carreras por bando y desatar un desfile de relevistas desde el bullpen de Philadelphia.

Parecía que de nuevo los Mets se desmoronaban cuando en la parte baja de la fatídica séptima entrada, David Dahl pondría a los Phillies de nuevo al frente en la pizarra tras pegar el primer home run de un bateador emergente en la historia de la London Series.

El marcador de cuatro carreras a tres a favor de Philadelphia se mantendría hasta el noveno inning, cuando los Mets pondrían el juego de cabeza y a la fanaticada neoyorquina brincando sobre sus asientos.

Sería Mark Vientos quien empujaría la carrera del empate para los Mets, después de un error de fildeo en la esquina caliente de los Phillies.

A partir de entonces, las imprecisiones defensivas de Philadelphia empezarían a decantar el juego a favor de Nueva York.

Pete Alonso recibiría una base por golpe con la casa llena para empujar una carrera más, y después, un wild pitch del relevista Alvarado facilitaría la llegada de Vientos al plato de home para aumentar la ventaja a seis carreras por cuatro para los Metropolitanos.

Pero las emociones no habían terminado para los asistentes a la tercera London Series de la historia, pues los Phillies se acercarían a una sola carrera para tener a todos los fanáticos mordiéndose las uñas ante un posible walk-off.

Con un solo out y la casa llena de Phillies, Nick Castellanos sería el hombre con la responsabilidad de empatar el juego para los Phillies ante el relevista Drew Smith.

Un machucón de pelota con bat reventado por parte de Castellanos, permitió el doble play neoyorquino con el que la London Series 2024 llegaría a su final de manera dramática.

Londres quiere más béisbol

Ambos equipos tuvieron una victoria que celebrar en tierras británicas, pero los verdaderos ganadores fueron esos 108,956 aficionados que abarrotaron las tribunas del London Stadium este 2024.

La asistencia que tuvo el evento debería ser motivo suficiente para que la MLB mantenga la serie europea en Londres a pesar de los rumores que hablan de París como nueva sede.

Si bien la capital británica requiere una mayor inversión para el visitante que la francesa, Londres es una ciudad que huele más a béisbol que cualquier otra ciudad europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio